JORGE LUIS BORGES – LE CAUSE

JORGE LUIS BORGES – LE CAUSE
Jorge Luis Borges
TUTTE LE OPERE
a cura di Domenico Porzio, volume secondo
ARNOLDO MONDADORI EDITORE 1985

Lettura di Luigi Maria Corsanico

Glenn Gould plays Johann Sebastian Bach’s Partita no.6 in E minor, BWV830

~~

I ponenti e le generazioni.
I giorni di cui nessuno fu il primo.
La frescura dell’acqua nella gola di Adamo.
L’ordinato Paradiso.
L’occhio che sta decifrando la tenebra.
L’amore dei lupi al farsi dell’alba.
La parola. L’esametro. Lo specchio.
La torre di Babele e la superbia.
La luna che guardavano i caldei.
Le sabbie innumerevoli del Gange.
Chang-Tzu e la farfalla che lo sogna.
Le mele d’oro delle isole.
I passi dell’errante labirinto.
L’infinito tessuto di Penelope.
Il tempo circolare degli stoici.
La moneta in bocca di chi è morto.
Il peso della spada sulla bilancia.
Ogni goccia d’acqua nella clessidra.
Le aquile, gli sfarzi, le legioni.
Cesare nel mattino di Farsaglia.
L’ombra delle croci sopra la terra.
L’algebra e la scacchiera del persiano.
Le tracce delle lunghe migrazioni.
La conquista di regni con la spada.
La bussola incessante. Il mare aperto.
L’eco dell’orologio nel ricordo.
Il re giustiziato con la mannaia.
La polvere infinita che fu eserciti.
La voce dell’usignolo in Danimarca.
Lo scrupoloso tratto del calligrafo.
Il volto del suicida nello specchio.
La carta di chi bara. L’oro avido.
Le forme della nube nel deserto.
Ogni arabesco del caleidoscopio.
Ogni rimorso ed anche ogni lacrima.
Tutte queste cose abbisognarono
perché le nostre mani s’incontrassero.

El remordimiento – Jorge Luis Borges

Jorge Luis Borges
El remordimiento

La Moneda de Hierro. Buenos Aires, Emecé. 1976.
Leído por Luigi Maria Corsanico
Achas. Lucas Ruíz de Ribayaz

~~~~~~~~

He cometido el peor de los pecados

que un hombre puede cometer.

No he sido feliz.

Que los glaciares del olvido

me arrastren y me pierdan, despiadados.

Mis padres me engendraron para el juego

arriesgado y hermoso de la vida,

para la tierra, el agua, el aire, el fuego.

Los defraudé. No fui feliz.

Cumplida no fue su joven voluntad.

Mi mente se aplicó a las simétricas porfías

del arte, que entreteje naderías.

Me legaron valor. No fui valiente.

No me abandona. Siempre está a mi lado

la sombra de haber sido un desdichado.

Luigi Maria Corsanico legge Jorge Luis Borges. 12 — La poesia e lo spirito

da qui

Luigi Maria Corsanico legge Jorge Luis Borges. 12 — La poesia e lo spirito

JORGE LUIS BORGES
DUE POESIE INGLESI qui i testi: https://letturelecturas.home.blog/2020/11/08/jorge-luis-borges-due-poesie-inglesi/
TWO ENGLISH POEMS , 1934
L’altro, lo stesso
El otro, el mismo (1964)
Lettura di Luigi Maria Corsanico

Gustav Mahler: Adagio dalla Sinfonia Nr. 10
SWR Symphonieorchester Stuttgart
Dirittore: Michael Sanderling

Jorge Luis Borges – Inferno, V, 129

Jorge Luis Borges – Inferno, V, 129
de “La Cifra”
Alianza Editorial, S.A.
Madrid, 1981

Leído por Luigi Maria Corsanico

Antonio Lucio Vivaldi
Sonata No 5 (III) Largo

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Dejan caer el libro, porque ya saben
que son las personas del libro.
(Lo serán de otro, el máximo,
pero eso qué puede importarles.)
Ahora son Paolo y Francesca,
no dos amigos que comparten
el sabor de una fábula.
Se miran con incrédula maravilla.
Las manos no se tocan.
Han descubierto el único tesoro;
han encontrado al otro.
No traicionan a Malatesta,
porque la traición requiere un tercero
y sólo existen ellos dos en el mundo.
Son Paolo y Francesca
y también la reina y su amante
y todos los amantes que han sido
desde aquel Adán y su Eva
en el pasto del Paraíso.
Un libro, un sueño les revela
que son formas de un sueño que fue soñado
en tierras de Bretaña.
Otro libro hará que los hombres,
sueños también, los sueñen.

JORGE LUIS BORGES – UN PATIO

Jorge Luis Borges
Fervor de Buenos Aires
Un patio
Leído por Luigi Maria Corsanico

Fervor de Buenos Aires es el primer libro de poesía del escritor argentino Jorge Luis Borges, publicado en 1923 por la Imprenta Serrantes.
El libro fue reescrito de forma radical en 1969 [Editorial: Emecé Editores – Buenos Aires, 1969] y republicado, con un prologo que negaba el hecho de que hubiera sido reescrito: “No he reescrito el libro. He mitigado sus excesos barrocos, he limado asperezas, he tachado sensiblerías y vaguedades…·

Juan Antonio Vargas y Guzmán
Sonata VIII para Guitarra
Obra extraída del álbum: Tente en el Ayre, Música Barroca de la Nueva España.
Interpretan: La Fontegara.


~~~

Con la tarde
se cansaron los dos o tres colores del patio.
Esta noche, la luna, el claro círculo,
no domina su espacio.
Patio, cielo encauzado.
El patio es el declive
por el cual se derrama el cielo en la casa.
Serena,
la eternidad espera en la encrucijada de estrellas.
Grato es vivir en la amistad oscura
de un zaguán, de una parra y de un aljibe.

JORGE LUIS BORGES – UN PATIO / Traduzione di Domenico Porzio

Jorge Luis Borges
Fervore di Buenos Aires, 1923
Un patioLettura di Luigi Maria Corsanico

JORGE LUIS BORGES
TUTTE LE OPERE
A cura di Domenico Porzio
Volume primo
ARNOLDO MONDADORI – I Meridiani 1984

Juan Antonio Vargas y Guzmán
Sonata VIII para Guitarra
Obra extraída del álbum: Tente en el Ayre, Música Barroca de la Nueva España.
Interpretan: La Fontegara.

~~~~~~~~

Con la sera
si stancarono i due o tre colori del patio.
Questa notte la luna, il chiaro cerchio,
non domina il suo spazio.
Patio, cielo incanalato.
il patio è il declivio
sul quale straripa il cielo nella casa.
Serena
l’eternità attende al crocevia delle stelle.
È bello vivere con l’amicizia oscura
di un atrio, di una pergola e di una cisterna.

JORGE LUIS BORGES – LAS CAUSAS

JORGE LUIS BORGES – LAS CAUSAS
HISTORIA DE LA NOCHE
EMECÉ EDITORES, Buenos Aires, 1977

Leído por Luigi Maria Corsanico

Glenn Gould plays Johann Sebastian Bach’s Partita no.6 in E minor, BWV830

~~~~

Los ponientes y las generaciones.
Los días y ninguno fue el primero.
La frescura del agua en la garganta
de Adán. El ordenado Paraíso.
El ojo descifrando la tiniebla.
El amor de los lobos en el alba.
La palabra. El hexámetro. El espejo.
La Torre de Babel y la soberbia.
La luna que miraban los caldeos.
Las arenas innúmeras del Ganges.
Chuang-Tzu y la mariposa que lo sueña.
Las manzanas de oro de las islas.
Los pasos del errante laberinto.
El infinito lienzo de Penélope.
El tiempo circular de los estoicos.
La moneda en la boca del que ha muerto.
El peso de la espada en la balanza.
Cada gota de agua en la clepsidra.
Las águilas, los fastos, las legiones.
César en la mañana de Farsalia.
La sombra de las cruces en la tierra.
El ajedrez y el álgebra del persa.
Los rastros de las largas migraciones.
La conquista de reinos por la espada.
La brújula incesante. El mar abierto.
El eco del reloj en la memoria.
El rey ajusticiado por el hacha.
El polvo incalculable que fue ejércitos.
La voz del ruiseñor en Dinamarca.
La escrupulosa línea del calígrafo.
El rostro del suicida en el espejo.
El naipe del tahúr. El oro ávido.
Las formas de la nube en el desierto.
Cada arabesco del calidoscopio.
Cada remordimiento y cada lágrima.
Se precisaron todas esas cosas
para que nuestras manos se encontraran.

Jorge Luis Borges El remordimiento


Jorge Luis Borges

El remordimiento


La moneda de hierro, 1976

Leído por Luigi Maria Corsanico

Achas. Lucas Ruíz de Ribayaz

He cometido el peor de los pecados

que un hombre puede cometer.

No he sido feliz.

Que los glaciares del olvido

me arrastren y me pierdan, despiadados.

Mis padres me engendraron para el juego

arriesgado y hermoso de la vida,

para la tierra, el agua, el aire, el fuego.

Los defraudé. No fui feliz.

Cumplida no fue su joven voluntad.

Mi mente se aplicó a las simétricas porfías

del arte, que entreteje naderías.

Me legaron valor. No fui valiente.

No me abandona. Siempre está a mi lado

la sombra de haber sido un desdichado.

Jorge Luis Borges – Assenza

Jorge Luis Borges – Assenza
Fervore di Buenos Aires (Milano, Adelphi 2010)
Traduzione di Tommaso Scarano
Lettura di Luigi Maria Corsanico

“Moon”, musica di Koichi Kishi
Yuki Hirano, violino
Toshihide Temma, chitarra

~~~~~~~~~~~

Dovrò di nuovo erigere la vasta vita,
specchio di te ancora:
dovrò ricostruirla ogni mattina.
Ora che non ci sei,
quanti luoghi son diventati vani
e senza senso, uguali
a lampade di giorno.
Sere che ti hanno accolto come nicchie,
musiche dove trovavo te ad attendermi,
parole di quel tempo,
dovrò distruggervi con queste mani.
In quale baratro potrò celare l’anima
perché non veda la tua assenza,
fulgida come un sole orribile
che non tramonta mai, spietata, eterna?

La tua assenza mi sta attorno
come la corda al collo,
come il mare a chi affoga.